Un sueño para no despertar

 

Cuando se están jugando los últimos partidos para cerrar la fase de grupo del campeonato del mundo de fútbol, el cuadro colombiano sigue enamorando con un fútbol de un nivel técnico más que fantástico.

Japón  llegaba al último partido de la fase de grupos con opciones de alcanzar una plaza en octavos de final a costa de una victoria sobre el cuadro del profesor Pekerman y que los griegos no le ganasen a Costa de Marfil.

PEKERMAN PRUEBA EL BANQUILLO

El director técnico de Colombia, el argentino Nestor Pekerman presentó una alineación con hasta 8 cambios en el 11 inicial que se enfrentaba al equipo nipón, que dirige el italiano Zaccheroni. Por su parte Japón, que salía con la obligación de ganar como fuera, presentaba un sistema de juego 1-4-2-3-1 buscando imponerse en la zona de creación con los 5 que componen el medio campo, los 2 medios defensivos y los 3 medias puntas, al medio campo cafetero que salía con un sistema 1-4-1-4-1 donde era Ramos quién, en momentos puntuales, se descolgaba de media punta para equilibrar esa zona de medio campo dónde el profesor Pekerman pretendía igualar la superioridad numérica del equipo de un viejo zorro como Zaccheroni.

Japon vs Colombia-11-iniciales

JAPON INICIA DOMINANDO

El match se iniciaba con una tensión inusual en el cuadro cafetero, interpretando que los suplentes querían ganarse una posibilidad en un posible once de octavos. Estas ganas de hacer las cosas antes de lo que marcan los tiempos, provocó muchos balones perdidos en medio campo, lo que le dió el control al equipo nipón.

Una buena lectura de lo que estaba pasando la hizo el excelente centrocampista japonés Honda, que al ver el desorden de los colombianos en la zona de creación y el gran numero de pérdidas que estaban provocando, unas veces hacia de media punta y otras se metía en medio de Aoyama y Hasebe  cambiando el dibujo táctico inicial para, desde el 4-3-3 circunstancial crear más juego por los flancos del conjunto cafetero.

Japon-vs-Colombia-cambia-a-4-3-3

Los nipones con el marcador en contra modifican su posicionamiento contra Colombia buscando mejores espacios de progresión

Cada pérdida de los colombianos que llegaba a los pies de Honda era peligro para el área de Ospina, ya que el nipón generaba amplitud con su juego sobre la banda izquierda, dónde Japón tenía mucho ganado con el constante dos para uno de Nagatomo y Kagawa contra Arias sobre ese costado, haciendo que Cuadrado se desgastara más de lo normal en tareas defensivas en el intento de ayudar a su compañero en defensa y no crear peligro en ataque, que estaba siendo uno de los puntos fuertes de Colombia, como viene siendo habitual en el jugador de la Fiore.

EL MATCH SE EQUILIBRA

Pekerman hombre de palabra pausada y tranquila, analizando el descosido que estaba haciendo el equipo japonés con constantes centros desde los costados sobre la portería de Ospina, reordena su sistema para adaptarlo a las necesidades del momento y es allí cuando Ramos y Martinez iniciaron a romper esa pasividad de los dos puntas, para que, en función del costado de salida de balón del equipo nipón, uno u otro se descolgara de media punta dándole una opción mas de pase a Guarin y Mejia.

Jackson-Martinez-caido-a-banda-izda

Pekerman decide progresar por banda izquierda mediante Jackson Martinez ante el acoso sobre Cuadrado

Hasta ese momento solo tenía como enlace a Quintero viendo que Cuadrado cada vez estaba más de lateral que de extremo para crear peligro sobre su banda, y obligarlo a salir con balón desde zona defensiva y volver rápidamente para ayudar a Arias no era una tarea fácil, así que el constante cambio de posición de Jackson y Adrian hizo que el partido llegara a una fase donde los dos equipos se repartían la posesión del balón.

LLEGAN LAS OCASIONES

Con el equilibrio del dominio del partido, sólo era cuestión de capacidad técnica para que se iniciara el acoso a las porterías de Ospina y Kawashima. Y en el apartado técnico los colombianos tiene ventaja. Quinteros, Cuadrado, Guarin etc… solo Honda y Kagawa intentaban volver a tener el control pero el partido ya iniciaba a decantarse del lado de los suramericanos.

Un  robo de Mejia que cede para Quintero, conexión entre éste y Jackson que se acerca para recibir y con una ruleta se marcha de Aoyama, pone pasa para Ramos,  pero el goleador del Berlin no llega por poco. Kagawa recoge sobre el costado derecho de Japón, se marcha de Guarin y en el camino a porteria se encuentra con Balanta, falta del central colombiano y peligro, todos conocemos la calidad de Honda en los libres directo.

El nipón la ejecuta con potencia, el balón golpea en la barrera y se marcha a córner. En la salida del córner, Japón la juega en corto, coge a la defensa cafetera durmiendo en los laureles, el balón se pasea por el área y por suerte, los delanteros asiáticos también estaban esperando otra clase de jugada y nadie cazó el buen centro de Honda, uno de los tantos que dispuso el equipo de Alberto Zaccheroni.

LLEGAN LOS GOLES

Después del toma y daca en que andaba el juego, con cuadrado tomando aire después de cumplir perfectamente con las exigencias de Nagatomo y Kagawa. Llegaban minutos de frotar la lámpara de las esencias y mirar para adelante, dónde Kawashima pasaba la tarde más tranquila desde que Japón inició el Mundial de Brasil.

Cuadrado ya haciendo funciones más naturales como en él son conocidas, las de atacar, ya fue Quintero el que se metió mas para el centro del campo dejando la banda para que Armero subiera. En una de esas incursiones del lateral izquierdo colombiano, conduciendo el balón en una diagonal hacia dentro, el balón para Martinez y viendo el desmarque de Ramos, le cede el balón en un precioso pase al costado derecho de la portería nipona, el central japonés mide mal, Ramos antepone el pie al balón y Yoshida lo derriba dentro del área y el referee decreta penalti.

Minuto 17 de partido y Colombia tenía la posibilidad de quitarle otro peldaño mas a esa gran escalera que era ganar tres juegos seguidos en una Copa del Mundo. Cuadrado toma la responsabilidad de lanzar el penal y no falla. Fuerte y al centro de la meta, haciendo de la estirada de Kawashima sobre su costado derecho un esfuerzo inútil.

Primer gol de Cuadrado en el mundial, primero de Colombia en el partido y victoria momentánea en el partido. Alegría indescifrable para los mas de 50 millones de colombianos, pero sobre todo delirio de satifacción de los miles y miles que poblaban las gradas del estadio, donde los colombianos ganaban seguro por mayoría.

EMPATA JAPON

El equipo nipón veía como se le estaban escapando las escasas opciones de estar en la siguiente ronda, así que decide ir adelante en busca de una remontada ya que el gol de los colombianos al ser en el minuto 17 de partido les daba un margen de tiempo al menos de empatar el match antes del descanso.

Vuelve a ser Honda quien marca el nuevo movimiento táctico para convertir a Japón en un 1-4-4-2. El jugador del Milán se va sobre banda derecha para intentar la diagonal y disparo con su pierna hábil, obligando a Okazaki y Okubo a jugar de puntas, cubriendo el costado izquierdo el jugador del Manchester Kagawa, los japoneses reestructurados para intentar la machada y los colombianos cediendo terreno y posesión.

Lógico ataque continuado de los nipones. Saque de banda para Japón sobre el costado de Armero, pared entre Honda y Okubo para superar a Armero, Honda dribla a Guarin que sale al paso. Pone el centro al primer palo, anticipa Okazaki a Valdés, mete la cabeza cayéndose y pone el balón muy ajustado sobre el palo izquierdo de Ospina que a pesar de su estirada nada puede hacer por evitar el gol japonés. Minuto 45+1, los japoneses conseguían al menos llegar al descanso con las espadas en alto y las sensaciones en la grada de que se habían hecho con el control del partido, tras marcar el gol en tiempo de descuento. El cuál le da el ‘dicho’ del gol psicológico.

PEKERMAN RECTIFICA

En esa aurora de victoria y buen juego donde se ha instalado el cuadro colombiano, su entrenador no quería por nada del mundo romper esa dinámica. Y viendo como terminó la primera parte, no iba a permitir que le hablaran de gol psicológico ni nada y queria iniciar la segunda parte mandando en el partido y esperando poner tierra de por medio en el marcador para poder darle el homenaje a Mondragón de jugar en una Copa del Mundo a pesar de tener 43 años y una semana de vida. Para ese objetivo el encargado era James, el crack del equipo nacional.

SACA AL CRACK

Justo en el descanso, Pekerman deja en el banquillo a Quintero y Cuadrado. El primero porque no estaba haciendo un buen partido y el segundo para darle descanso ya que  lleva todos los partidos jugados. La salida al campo de James reordenaba de nuevo al equipo y el sistema, con un 4-4-2 para, con la frescura de James y Carbonero darle la pausa que el equipo colombiano sabe poner cuando los partidos se complican y volver a llevarlo a su terreno y mejor lectura imposible.

Colombia-pasa-a-4-4-2-tras-descanso

En la segunda parte Pekerman modifica posicionamiento ofensivo con la entrada en el campo de James Rodriguez y pasa a un 1-4-4-2

Carbonero abría sobre el costado derecho y James en ese movimiento que confunde a los defensas contrarios, unas veces sobre la cal izquierda y otras por el centro del campo hacen que las defensas pierdan referencia y aparezcan los espacios.

APARECEN LOS GOLES

Balón que Guarin transporta hasta la banda derecha donde encuentra a Carbonero de buen socio, combinan entre los dos hasta ganarle a la línea defensiva de los nipones posición de centro. Guarin decide recortar, espera la incorporación de Arias en diagonal, le cede el balón a éste inmediatamente y al primer toque lo deja para James, que hace la misma acción para Jackson que se quita la marca del central japonés con una finta y con su pierna izquierda ajusta al palo izquierdo del portero nipoón y pone el 2-1 en el partido y el muro de octavos lo hace más alto para el país del sol naciente. Minuto 55 y Zaccheroni decide mover piezas.

COLOMBIA PONE LA DIRECTA

Zaccheroni viendo que el sueño se estaba volviendo una auténtica pesadilla, con James haciendo de maestro de ceremonias. El jugador del Monaco francés cogió el timón del partido y Japón no la veía y los minutos pasaban, el crono corría en contra de los orientales, así que el estratega italiano decide intentar la remontada al coste que fuera.

Desde el 1-4-3-3, las bandas para Honda y Kagawa, y cambia a Okazaki por Kakitani para que éste, con más aire, intentara tapar la salida de Guarin cuando los colombianos decidieran salir en corto. Lo que no contaba el DT italiano era con el cansancio de sus dos hombres de banda, después de todo el esfuerzo del primer tiempo y el golpe psicológico del segundo gol cafetero. Viendo que los suramericanos no se jugaban nada en el partido, pero que tampoco bajaban la presión sobre el equipo nipón.

James campando a sus anchas por la zona que fuera ya que los nipones no volvían. Era solo cuestión de tiempo que el mejor jugador del mundial sacara a pasear su pierna izquierda para con la calidad que tiene, matara de una vez por todas las pocas posibilidades de los orientales de seguir en este Mundial.

Japon-mal-en-organización-defensiva

Japón pasó muchos apuros en la segunda mitad debido a su mala reorganización defensiva en búsqueda del empate

MOMENTO PARA LA SENTENCIA

Dicho y hecho, cuestión de tiempo, James recoge en el medio campo desmarque perfecto de Jackson, pase milimétrico de James. Martinez que invita al central japonés a que le acompañe a ‘bailar la salsa’ con un recorte con la derecha, el nipón no sigue el baile y pasa de largo como si la música del ‘chachacha’ de Martinez no fuera con él. El cafetero pone la mira al segundo palo y con el interior de su pie izquierdo en el balón y desde el muy cerca del punto de penalti pone el 3-1.  Minuto 82 y los cafeteros levantan una verdadera muralla. Nunca mejor dicho, entre el equipo de Zaccheroni y los octavos de la Copa del Mundo.

LLEGA EL HOMENAJE

Con el partido ya resuelto, Pekerman decide homenajear a su escudero en el banquillo y  del que dicen que es el que pone orden en el grupo. Una leyenda del fútbol colombiano como lo es Mondragón. El portero de origenes turcos que a sus 43 años iba a tener la posibilidad de jugar su tercer Mundial. Minuto 85, todo el pueblo colombiano puesto en pie aplaudiendo el cambio de Ospina por Farid y el partido que agonizaba lentamente para los japoneses y dejando una bonita página para la historia del fútbol colombiano.

Homenaje-a-Mondragón

El mejor homenaje a Mondragón

Aunque aún faltaba la guinda del pastel y no era el homenaje a Mondragón.

CALIDAD DE 10

Cuando los referee estaban a punto de mandar el partido al tiempo extra, aparece la zurda de James para decirle al mundo que si Argentina tiene a su Messi,  los colombianos tienen a JAMES. Pase de Guarin en zona de tres cuartos cerca de la porteria nipona, James encara al defensa por aquí, por allá, mejor por aquí, el defensa loco del dribbling abandona  la disputa, el portero testigo de lo que estaba pasando y presagiando lo que le podía caer, sale desesperado a tapar los huecos que tenia el crack cafetero para hacer el cuarto, lo que no imaginaba el nipón es que los genios tienen magia por todos los lados.

Balón picado por encima del portero, gol y a celebrar con los brazos abiertos para que el estadio puesto en pie aplauda la maravilla que acaba de hacer uno que también juega con la izquierda, pero que no es Messi, es JAMES.

Minuto 90, 4-1. Seguir soñando sin despertar pero abriendo los ojos de par en par ya que en el horizonte se divisa Uruguay. Colombia a octavos, colorin, colorado, de amarillo, este cuento no ha terminado….

Comparte en las redes sociales si te ha gustado!

* Análisis de Aristides Rios

 

También te pueden interesar estas publicaciones

1 Comentario

  • Ari29 junio, 2014 at 14:59

    las fotos son simplemente fantasticas, mejorarlo es imposible de verdad
    GRANDE CRACK

    Responder

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.

Facebook

Twitter

Google Plus