¿Como es el liderazgo deportivo de un entrenador?

 

El concepto liderar abarca hoy en día un gran número de habilidades directivas, así como también una gran cantidad de estilos.

En cuanto al significado de liderazgo deportivo en el contexto de los deportes de equipo y refiriéndonos más concretamente a la parcela que le corresponde al entrenador de fútbol, podríamos destacarlo de la siguiente forma:

“El liderazgo deportivo de un entrenador de fútbol es la capacidad que tiene de conseguir influir en el modo de trabajar de sus jugadores para conseguir alcanzar los objetivos previamente establecidos explotando de forma exponencial las cualidades de cada individuo en beneficio del grupo”

Seguro que accediendo al buscador de Google se pueden encontrar mil y una definiciones en cuanto a éste concepto, pero para nosotros esta es la forma más clara, concreta y sencilla de entenderlo.

Existen también, como ya hemos indicado al principio del post, muchos estilos de liderazgo (la gran mayoría asociados al mundo empresarial) pero no es objeto de nuestro análisis generar controversia en cuanto a qué significa cada uno de ellos sino todo lo contrario, vamos a intentar apuntar las habilidades más necesarias para ejercer como un buen líder deportivo en los equipos de fútbol.

Dando paso a la anterior reflexión, vamos a intentar definir cuáles son los estilos de liderazgo más utilizados en el ámbito deportivo, mas concretamente en los deportes de equipo, en este caso, el fútbol.

¿QUÉ TIPO DE LIDERAZGO DEPORTIVO PRACTICO CON MIS JUGADORES?

Ser entrenador no sólo conlleva planificar plantillas, objetivos y entrenamientos, tampoco dirigir un grupo de jugadores mediante órdenes como si fueran únicamente subordinados y elegir el once titular que jugará en cada partido de competición….

Para ser entrenador y líder deportivo, uno necesita seguidores, gente que confie en él y que quiera seguir sus planes para lograr los objetivos.

Las principales influencias que permiten convertirse a un entrenador en líder del grupo son:

–       Dar respuesta a las inquietudes (deportivas y personales) que cada individuo pueda demandar dentro del grupo.

–       Conseguir que los jugadores sientan satisfacción con los objetivos grupales y particulares dispuestos.

Para conseguir lo anteriormente expuesto, el entrenador debe facilitar los recursos necesarios y saber guiar con una buena dirección para lograr ser un líder de grupo eficiente.

En muchas ocasiones nos preguntamos qué podemos hacer para conseguir que nuestros jugadores crean en nuestro trabajo y confíen en poder llegar al éxito, pero antes debemos entender qué significa el liderazgo deportivo.

Antes de entrar en más detalle acerca de los 3 tipos de influencia que podemos ejercer en el equipo como líder, cabe recordar que existen dos tipos de liderazgo claramente manifestados:

1)   Liderazgo formal: es el que adoptamos habitualmente al llegar a un equipo nuevo, dado que viene preestablecido por nuestra condición de ‘jefe formal’ del grupo o ‘voz cantante’ como se suele decir en el ámbito del fútbol.

2)   Liderazgo informal: es el que aparece a partir de la interacción con el grupo y de la forma como interactuamos con cada jugador.

Para adquirir el segundo tipo de liderazgo podemos llevar a cabo las tres formas diferentes de influencia en el comportamiento respecto al grupo de jugadores anteriormente indicadas:

a)    Líder autoritario: decide exclusivamente él en cuanto a la toma de decisiones del grupo, sin justificación y sin necesidad de exponer sus criterios ni formas de evaluación.

La cohesión de grupo se ve afectada negativamente bajo esta directriz, ya que provoca un clima de tensión donde el rendimiento viene dado principalmente por la presencia o no presencia del mismo, y donde se generan actitudes agresivas y apáticas entre los individuos.

b)   Líder democrático: toma nota de la opinión del grupo para tomar decisiones finales, en torno a un contexto de trabajo positivo siendo objetivo siempre con el jugador, para lo bueno y para lo malo.

El grupo siente plena satisfacción y rinde exponencialmente aún con la ausencia del entrenador, todo en un clima positivo, dando soluciones a las diferencias existentes.

c)    “Laissez Faire”: conocido como “Dejar hacer”, el entrenador simplemente se dedica a aparecer de forma física, sin marcar un camino y el liderazgo acaba en poder de los jugadores más influyentes en el vestuario.

Se magnifica el entorno improductivo, siendo el nivel de rendimiento bajo puesto que los jugadores no encuentran un nivel emocional satisfactorio y se forman los conocidos “clanes de grupo” que generan clima adverso y negativo.

“Los líderes se hacen, no nacen. Se hacen de esfuerzo, que es el precio que todos nosotros tenemos que pagar para conseguir objetivos que valgan la pena. No es fácil ser un líder efectivo, se necesita trabajar mucho para ganar la confianza del equipo y conseguir entender las motivaciones de cada uno de los jugadores” 
VINCE LOMBARDI (legendario entrenador de fútbol americano reencarnado en el cine por el actor Robert de Niro)-

¿CUÁL ES LA RECETA PARA LLEGAR AL LIDERAZGO DEPORTIVO?

La respuesta a esta pregunta es bien simple, no existe ninguna receta que nos permita conseguir ser líderes informales de un grupo de individuos, la única solución pasa por estar formados continuamente y adquirir unas habilidades directivas que nos permitan saber transmitir correcta y eficazmente lo que pretendemos hacer para alcanzar las metas.

En todo caso podemos seguir esta guía de indicaciones que nos van a acercar a dominar los factores que determinan la posibilidad de ser un líder deportivo:

✔  Adquirir grandes conocimientos en Bases Psicopedagógicas

I.         Explotar eficazmente nuestros Conocimientos Teóricos:

Es importante dominar los principios generales y específicos de nuestro deporte, así como todos los conceptos relacionados con las diferentes áreas del mismo como pueden ser la técnica, la táctica, la preparación física, la preparación psicológica… como igual de importante es saber reciclar nuestro proceso de formación e información de manera constante.

II.         Planificación, periodización y programación del Entrenamiento:

Debemos establecer objetivos de forma coherente y práctica, que nos permitan llegar a las metas propuestas de forma real. Éstos objetivos tienen que ver con todas las áreas anteriormente expuestas, así como relacionados con el resultado y el rendimiento, tanto a corto y medio como a largo plazo, y evidentemente de forma colectiva e individual.

Para conseguir estas metas debemos tener presente la posibilidad de tener contratiempos en la planificación, así como atender a la carga psicológica que la misma competición implica en el jugador.

III.         Aplicar correctamente las diferentes fases del proceso de forma práctica

Al hacer referencia a un proceso de enseñanza-aprendizaje, el jugador debe entender de forma clara qué queremos conseguir (fase cognitiva),  cómo lo vamos a realizar (fase asociativa) y para que lo realizamos (fase automática).

IV.         Mantener una evaluación contínua del proceso

✔  Aprender y dominar las Habilidades Sociales

I.         Aprender a gestionar el contexto y entorno del grupo: conocer el club y su idiosincrasia, la prensa, la afición, entorno familiar del jugador, etc…

II.         Controlar las dinámicas grupales dentro del equipo y saber manejarlas para orientar positivamente al equipo

✔  Gestionar correctamente el Control Emocional

I.         Autoconocimiento propio: expectativas, motivaciones, autoestima, puntos fuertes y puntos a mejorar, habilidades por desarrollar…

II.        Saber controlar las emociones propias, así como los pensamientos y los comportamientos

III.      Ajustar nuestro estado psicológico de forma permanente para generar un clima positivo.


QUIERO SER EL LÍDER DE MI EQUIPO, ¿CÓMO PUEDO MEJORAR?

La mayoría de entrenadores que conocemos siempre nos explican la importancia de que el jugador descanse en sus vacaciones y de las tareas que reciben para ir preparando la vuelta al trabajo.

Es muy común “escuchar” que se le ha indicado algún tipo de planning deportivo al grupo para que el jugador no deje por completo su actividad deportiva. Entonces, el entrenador ¿no realiza ningún planning de mejora?, o simplemente ¿tiene bastante con el hecho de planificar la siguiente temporada?…

Desde nuestra humilde posición, quizás ha llegado el momento de empezar a plantearse la siguiente pregunta: como entrenadores, ¿nos estamos preparando de forma eficaz para ser mejores líderes de grupo?

Muchos  de nosotros consideramos que con el simple hecho de estudiar para obtener la titulación oficial de entrenadores de fútbol ya es suficiente,  que ese tiempo invertido ya es válido para toda una vida de entrenador porque creemos haber adquirido los conocimientos necesarios para dirigir un equipo de fútbol, y consideramos en todo caso que pocos pueden enseñarnos algo más en nuestro ámbito.

En serio, pensamos que con los años de experiencia acumulados, nuestra idea deportiva suele ser la mejor y que viendo distintos partidos durante la temporada, leyendo de vez en cuando algún libro sobre la materia y asistiendo a algún seminario de actualización de entrenadores es suficiente.

Además, siguiendo esa misma línea de pensamiento, solemos pedir mayor esfuerzo, dedicación y compromiso a nuestros propios jugadores pero, y nosotros ¿qué estamos dispuestos a hacer para mejorar nuestro status como líder del grupo?

Ahora bien, teniendo en cuenta de forma fundamental que para adquirir ese liderazgo deportivo (y con ello ser mejores entrenadores) nuestro cometido pasa por ser un modelo a seguir, queda claro que debemos dedicar un mayor esfuerzo aún si cabe a mejorar nuestros conocimientos, no sólo sobre las áreas específicas del deporte propio en cuestión, sino también de cómo aprender a convencer, motivar, gestionar y todo lo relacionado con el pensamiento y las emociones de nuestros jugadores, es decir, formarnos en liderazgo.

En una próxima y nueva publicación sobre Coaching Deportivo trataremos las bases sobre las que un buen entrenador tiene que trabajar para llegar a conseguir el liderazgo deportivo en su grupo de trabajo, concretamente, en su equipo de fútbol.

También haremos referencia a diferentes entrenadores de élite con sus “trucos” de liderazgo y recordando algunas de sus frases más celebres, destacando todo aquello que nos pueda hacer mejorar en nuestro papel de líder deportivo.

Si te ha gustado esta publicación aporta tu propia visión del liderazgo deportivo en los comentarios y ayúdanos a compartirlo con toda la comunidad de entrenadores a través de las redes sociales.

 

También te pueden interesar estas publicaciones

1 Comentario

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.

Facebook

Twitter

Google Plus