La Alemania de Löw: entre la calidad y la tradicional potencia

 

Comenzar citando la famosa frase de Lineker sería re-visitar lugares consabidos, sobre todo porque, poco después de cumplida la media hora, podríamos asegurar que el partido Alemania vs Portugal dejó de ser interesante o, al menos, competitivo. Pero sobre esto volveremos más adelante.

Las alineaciones, mientras tanto, nos dejaban algunas novedades reseñables. La baja de Schweinsteiger forzaba a Löw a recurrir a la polivalencia de Philip Lahm, jugador fiable donde los haya, para colocarlo en una posición estrenada esta temporada por Guardiola. Así, Howedes entraba en el lateral izquierdo, y el centro del campo quedaba con Lahm como pivote único más retrasado y Khedira y Tony Kroos a sus flancos. Por su parte, Portugal también presentaba un 4-3-3, con un centro del campo vertebrado en torno a Veloso, que era acompañado por Meireles y Moutinho.

Plantilla-Formaciones-Alemania---Portugal

El 4-3-3 alemán resulta novedoso por el abandono del doble pivote que, a su vez, había producido el clásico 4-2-3-1 visto desde el Mundial de 2006, con un media punta y dos interiores en banda. Pero no sólo eso llamó nuestra atención, puesto que la línea atacante vista contra Portugal no presentaba dos extremos puros como acostumbramos a ver en los sistemas 4-3-3, sino que se nutría de dos mediapuntas como Özil y Götze que partían desde posiciones abiertas con tendencia (con y sin balón) hacia el interior, con dos objetivos: creación de superioridades en la zona de tres cuartos de campo cuando Alemania tiene la posesión, y atraer defensas en busca de la creación de espacios para el delantero punta, Müller, que traza desmarques diagonales desde el centro hacia las alas a la espalda de los centrales.

El efecto último de incluir a dos jugadores tan técnicos en la línea más avanzada pero con libertad para inserirse en carriles centrales era claro: la conexión desde la creación de juego (partiendo de Kroos y Lahm) con Özil y Götze provocaba constantes asociaciones que requerían un mayor nivel de presión y concentración por parte de la línea mediocampista portuguesa, y a raíz de esta situación vino la jugada del penalty hecho a Mario Götze: triangulación habilidosa desde el exterior hacia el interior hasta hallar el hueco en el interior de la defensa.

Mapa calor posicional Cristiano Ronaldo

Mapa de calor posicional de Cristiano Ronaldo con Portugal

En cuanto a Portugal, su once no presentaba tantas incógnitas en la semana previa. La de Bento es una selección irregular, peleona, con buenos jugadores en todas sus líneas, pero que lleva años acusando un verdadero problema, que es la falta de un delantero centro de garantías y continuidad.

Si a ello se sumó la pronta lesión de Almeida, comprenderemos por qué Cristiano Ronaldo ocupa a menudo en este equipo posiciones más centrales que en su club, donde juega más pegado a la cal aunque con constantes incorporaciones a posiciones de remate, lo que explica sus excepcionales cifras goleadoras.

PRIMERA PARTE, VUELVE EL RODILLO ALEMÁN ALEMANIA vs PORTUGAL

El partido Alemania vs Portugal comenzó con dos rivales que se estudiaban; Bento planteó desde el primer minuto una presión alta con tres hombres cuando se iniciaba la posesión alemana desde el saque de Neuer, lo que obligaba al portero al golpeo en largo (siempre hacia las bandas), pues es sabido que esta selección de Löw prefiere el modelo, si se quiere español, de paciente juego de toque y control de la posesión.

La alta presión portuguesa en los compases iniciales produjo la primera situación de peligro, en una pérdida de Lahm donde la pelota debe quemar: Almeida robó y rápidamente buscó a Ronaldo, que venía “al galope oliendo la sangre” y que tardó poco en disparar, esta vez a los pies de Neuer. Curiosamente, la jugada tuvo su otra cara de la moneda en campo contrario, pocos segundos después, cuando Rui Patricio regaló un balón a Khedira que, desde fuera del área, disparó de primeras rozando el palo.

Presion-Portugal-salida-balon-portero-Alemania

Portugal presiona salida de balón desde portero de Alemania

Sin embargo, el tempranero intercambio de golpes no hizo presagiar un partido vertiginoso como el que pudimos disfrutar entre Inglaterra e Italia, pues el ritmo lento se impuso y Alemania fue paulatinamente haciéndose con el control de la pelota, hasta que en el minuto 11 llegó el citado penalty a Götze transformado por Müller.

El gol trastocaba, y mucho, los planes de Portugal, a la que interesaba mantener la puerta a cero lo máximo posible a la espera de algún contragolpe de sus dos extremos, Ronaldo y Nani. Mientras tanto, todo el ataque portugués se basaba en centros lejanos desde la banda derecha, ya que la falta de capacidad de asociación de sus líneas atacantes no ofrecía demasiadas alternativas.

Pero Alemania nunca pareció sentirse incómoda. Pronto se encontró con otra ocasión que no ha sido raro ver en estos últimos años: una vez superada la primera presión, Khedira trazaba una carrera por el carril interior derecho a la espalda de la defensa y recibía el pase en profundidad de Müller, que a su vez cae a banda atrayendo al central y lanza el pase para el jugador que entraba desde segunda línea. La explicación reside en el rol ligeramente diverso que juega Khedira en la mannschaft, más liberado, y no sólo por no formar un doble pivote esta vez (en el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012, además de toda la fase de clasificación, así se ha podido apreciar), sino por la apuesta de Löw en darle mayor movilidad de cara a la llegada desde atrás.

Incorporación-de-Khedira-al-espacio-libre-de-Muller

Khedira aprovecha espacio creado por Muller en ataque

Paralelamente, podíamos observar la muy poco frecuente incorporación al ataque de los dos laterales alemanes, que sólo presentaban posiciones avanzadas en el comienzo estático de la posesión por parte de Neuer, Lahm y los dos centrales. La explicación no debería ir más allá de su propio perfil como jugadores: Howedess y Boateng son centrales reconvertidos a laterales en esta selección, cuya consecuencia en un fortalecimiento de la defensa global germana puede ser discutible.

Menos discutible parece el buen trabajo de presión ejercido sobre Ronaldo, en continuas situaciones de 2 contra 1 con un Boateng ayudado por Khedira, y sin el desdoblamiento de Coentrao para crear igualdad numérica en esa banda izquierda portuguesa. Menos ayuda recibió Howedes por parte de Kroos en su marcaje a Nani, carril por el que vinieron las pocas situaciones de leve peligro luso en la primera parte. El jugador del Manchester ofrece sin duda un juego parecido al de su homólogo en el otro costado, con velocidad, desborde y buen tiro, como el que rozó el larguero en el minuto 24.

Superioridad-2c1-Portugal-vs-Alemania-ataque-derecho-sin-ayudas-defensivas

Portugal intenta progresar por carril exterior derecho con superioridad numérica ante la falta de ayudas a Howedes

La poca precisión en la creación de los medios lusos provocaba continuas pérdidas, como la ocurrida en el minuto 30, prolongada sin apenas transición por un pase largo en profundidad a Özil, siempre oscilando entre ese pasillo interior y el costado derecho alemán, que controló y miró atrás para dejarla rasa a Götze, que terminó la jugada disparando fuera tras el desvío del defensa.

Presion-en-banda-Alemania---Contraataque-tras-recuperacion

Punto de presión de Alemania en banda en zona de creación de Portugal

Transicion-rapida-tras-recuperacion-Alemania---Contraataque

Transición para Ozil en contraataque tras hacer efectiva la presión en banda

En el córner sucesivo, Kroos lanzó un caramelo perfectamente rematado por Hummels. Ante el buen juego aéreo portugués, parecía extraño recibir un gol así, pero lo cierto es que el jugador del Borussia entró con decisión y fuerza desde atrás, y el marcaje en zona siempre se ve perjudicado por un movimiento de este tipo.

DEFENSA-EN-ZONA-PORTUGAL-EN-CORNER-2-0-ALEMANIA

Hummels aprovecha el espacio central de la defensa zonal de Portugal en el córner

Alemania se sintió aún más segura tras el gol, y la reacción portuguesa sólo tuvo una manifestación en el centro raso de Coentrao (primera gran incorporación, tras un avance general de líneas del equipo luso en busca de recortar distancias), en posición dudosa, que se perdió por la línea de fondo. Hablábamos de una reacción portuguesa tan breve porque, en el minuto siguiente, sobrevino la expulsión de Pepe.

No sabemos si todo fue un plan maquiavélico urdido por Müller, conociendo el carácter de Pepe, o si el delantero realmente sintió un contacto suficiente como para caer al suelo. En cualquier caso, el error no era ni el manotazo ni dolerse, sino la posterior reacción del central que fue a increparle. La cuestión es que un supuesto cabezazo condujo al árbitro a mostrarle la roja, a todas luces excesiva.

Y, ahora sí, Alemania jugó a sus anchas. Tampoco sabremos nunca si el toque pausado y paciente alemán, a partir de la expulsión, alternado con esporádicas aceleraciones, se debió a la convicción de tener el partido sentenciado o bien por la humedad y el calor, que puede llegar a condicionar el ritmo de un equipo. El caso es que, poco después, llegó el tercer gol: tras una larga posesión teutona, Kroos centró desde el pico del área y, ante la poca contundencia en el despeje de Bruno Alves, Müller taponó y, a bote pronto, lanzó por bajo, ante lo que Patricio pudo hacer algo más. Vean con qué poco Alemania iba 3-0 en el marcador.

En realidad, siempre dio la sensación de que no le hiciese falta una sexta marcha, forzar demasiado su potente maquinaria, sobre todo a la luz de las inseguridades de la defensa portuguesa. Dicho en otras palabras: ya llegaría la inspiración de Özil o Götze para desatrancar el entuerto. Portugal, por su parte, no solo pagaba muy caro una decisión arbitral o la impulsividad de su mejor defensa, no había salido al campo con un plan de juego claro y definido, y es por todos sabido que su flamante balón de oro no está al 100% físicamente.

UNA SEGUNDA PARTE ENVUELTA COMO UN AMISTOSO ALEMANIA vs PORTUGAL

Me permitirán decir que el partido entre Alemania vs Portugal se había acabado tras la expulsión y, por tanto, ser mucho más breve en referencia a una segunda parte del todo irrelevante. Alemania podía seguir con un ritmo ramplón, sin buscar situaciones forzadas ni lesiones, que el partido estaba resultando accidentado, y no despistarse atrás para no dar vida a un equipo que, por lo demás, nunca dio síntomas de una gran entidad ofensiva, al menos la necesaria para vencer a un equipo como el germano.

Ricardo Costa entró al descanso para recomponer la línea defensiva, y lo que vino después fueron los 45 minutos más amistosos de todo lo que llevamos de competición. Alguien pudo pensar que el partido iba camino del abultado resultado infligido por Holanda a nuestra selección, pero quién ignora lo que empujaba a la Naranja, una furia revanchista que en absoluto encontraría motivaciones en los jugadores alemanes. Qué necesidad había de hacer sangre, de pasar más calor del que ya empapaba las camisetas.

Con todo y con eso, la desgracia también se cebó de algún modo con la mannschaft, pues Hummels se lesionó en la caída de un salto de cabeza y tuvo que ser cambiado por Mustafi, oportunamente llamado por Löw a última hora ante la lesión de Marco Reus. Pero, si hablamos de infortunios, la jugada del choque (o sea, falta de entendimiento) entre Coentrao (lesionado, para más inri, del abductor en el min.62) y Nani en una acción de cierto peligro era elocuente metáfora de la casi infinita serie de catastróficas desdichas que acaecieron a Portugal en su debut mundialista.

Pases de Toni Kroos - Alemania vs Portugal

Importancia de Toni Kroos en la circulación de balón de Alemania

Por lo demás, algunos pases largos de Kroos nos corroboraron varias cosas: que el bávaro tiene un golpeo de balón privilegiado (siempre derecha, su natural, para los cambios de orientación y el balón parado; también la izquierda para el disparo a puerta); que es un centrocampista con una excelente visión de juego; que llega en una forma extraordinaria al Mundial, gracias a la continuidad muy dosificada de la que ha disfrutado en el Bayern a causa de su amplia plantilla y las continuas rotaciones de Guardiola.

Entre las cosas relevantes de la segunda parte, podemos señalar el eficiente contragolpe alemán a los 68 minutos tras un córner lanzado por los portugueses, sin dar apenas oportunidad a su repliegue intensivo: transiciones al primer toque con pases al espacio llevaron Götze a plantarse sólo en el área, recortando en busca de su pierna derecha al defensor que llegaba ajustado y disparando fuera.

Diez minutos después llegó el tercer gol de Thomas Müller, una vez más astuto ante el rebote que no tenía que haber concedido el portero tras un centro de Schurrle, que había entrado por Özil para ocupar el puesto, esta vez sí más escorado, de extremo derecho.

DEBUT CON ALGUNAS REFLEXIONES EN EL AIRE DEL PARTIDO ALEMANIA vs PORTUGAL

Y así se ponía el cierre a un partido, el de Alemania vs Portugal, que nos deja algunas reflexiones no muy diferentes a las que, antes del inicio mundialista, ya podíamos atisbar. Portugal, a pesar de la pobre imagen que dio, no debería pasar excesivos apuros para ser segunda de grupo si se repone de las lesiones (Coentrao será baja dos partidos) y si muestra un carácter más dominador y ambicioso. Dicho quede, en su defensa, que enfrente estaba una de las tres mejores selecciones del mundo desde hace varios años y que se vio claramente condicionada por la expulsión para una posible reacción en busca del empate.

Por otra parte, será interesante ver cómo responde Löw a la baja de Hummels. Las variantes son tan numerosas como las opciones que tiene su selección de llegar muy lejos en este Mundial: meter a Höwedes de central y desplazar a Lahm al lateral izquierdo, en caso de pronta recuperación de Schweinsteiger; recolocar a Boateng de central junto a Mertesacker y ganar capacidad ofensiva en el lateral derecho con la inclusión de Grosskreutz o con el mismo Lahm; persistir en el sistema ayer elegido y simplemente suplir a Hummels con Mustafi.

En cualquier caso, parece difícil que Alemania pueda jugar mal con los jugadores que nutren sus posiciones de tres cuartos de campo, que son pura imaginación y excelencia técnica en el caso de Özil y Götze, y potencia, llegada y buena distribución de balón en el caso de Kroos, éste en una posición algo más atrasada, al estilo de Verrati con Prandelli en Italia.

El río de buen fútbol que supone este plantel no queda, sin embargo, acompañado por la presencia de laterales de corte más ofensivo (al menos hasta que Lahm permanezca en la posición de pivote único defensivo, lo que parece dar mucha fiabilidad al seleccionador alemán, por lo que la recuperación de Schweinsteiger no garantizaría en ningún caso el desplazamiento de Lahm al lateral), ni por las aportaciones de Khedira en la creación de juego.

Su figura en la selección no parece de cariz tan oscuro como la función que tiene en el Real Madrid, donde su participación parece más ceñida a la destrucción, la superioridad física en el medio y las coberturas a los laterales; por contra, en la mannschaft se le verá a menudo introducirse entre las líneas de pivotes y centrales del rival, lo cual crea situaciones de superioridad y factor sorpresa que no raramente puede prolongarse hasta el desmarque a la espalda de los centrales (jugada comentada del primer tiempo) aprovechando la inercia de su incorporación desde posiciones atrasadas.

Queda por ver cómo reaccionará Alemania ante rivales más cerrados y juntos entre todas las líneas, sobre todo en cuanto al rol de los mencionados mediapuntas que funcionan como falsos extremos en la línea atacante del 4-3-3, pues su movilidad y libertad parecen continuas e indiscutibles. Por tanto, veremos si en caso de un rival que plantee un carácter decididamente defensivo (no parece que será el caso de EEUU ni de Ghana) se apostará en los cambios o desde el inicio (menos probable) por jugadores más fijos en las bandas como son los casos de Schürrle y Podolsky, y por Klose como delantero punta de referencia sustituto de Müller en partidos cuyas circunstancias así lo requieran, aunque no sería descartable la escasa participación de Klose en caso de que Löw apueste por Götze en el papel de eso que ahora está tan en boga, el archiconocido falso 9, lo cual vimos ayer tras el cambio de Müller (téngase en cuenta, eso sí, que eran los minutos “de la basura” e interesaba darle minutos a Podolsky).

MIS APUNTES TÁCTICOS EN EL ALEMANIA vs PORTUGAL

A nivel táctico, la presión alemana nunca fue excesivamente intensa ni alta posicionalmente; la falta de ideas en la creación lusa y la correcta colocación alemana en el bloque defensivo bastaron para no sufrir demasiados percances a la espalda de Lahm.

Portugal siempre apostó por desplazamientos largos, para las prolongaciones de Ronaldo o Almeida, lanzados por Pepe o Alves buscando jugar en zonas adelantadas sin demasiada participación intermedia de sus mediocampistas, y esta opción, me disculpe Bento, no parecía la más adecuada viendo la estatura y consistencia aérea de la zaga teutona.

Un último apunte será pertinente, a propósito del ya comentado rol de Özil y Götze, el seleccionador Löw debería percatarse de los grandes espacios que se abren a sus espaldas en los carriles anejos a la cal, a causa de su continua movilidad hacia posiciones centrales. Esto podría ser aprovechado por una mayor proyección ofensiva de los laterales (volvemos al problema de antes: centrales poco técnicos reconvertidos) que aparezcan a la espalda de los laterales del equipo rival y que obliguen a los extremos a trabajar mucho más en labores defensivas de marcaje a sus incorporaciones.

Al respecto, es una lástima la ausencia de Schmelzer y la suplencia del interesante Grosskreutz, mucho más propicios a la aventura en ataque e incluso a alcanzar la línea de fondo cuando así lo requiera la jugada. No obstante, para el partido contra Portugal, a Löw en ningún caso le interesaba desguarnecer sus propias posiciones defensivas cuando un rival cuenta con extremos tan veloces como Nani y Cristiano Ronaldo, por lo que conviene sacrificar o atenuar una hipotética mayor concentración de hombres al ataque y fijar los marcajes a los delanteros mencionados, un poco al estilo de Dani Alves en sus enfrentamientos contra el Real Madrid, claramente condicionado por la presencia de Ronaldo para su vocacional proyección ofensiva.

*Análisis de Fran Castillo 

 

También te pueden interesar estas publicaciones

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.

Facebook

Twitter

Google Plus